domingo, 16 de diciembre de 2007

La Granada Desaparecida


En esta ocasión quiero detenerme en un interesante libro sobre nuestra ciudad, cuyo patrimonio ha sido tan tristemente expoliado y vapuleado con frecuencia. El autor es Juan Manuel Barrios Rozúa, amigo y compañero de andanzas por la montaña de la Asociación Deportiva Azimut. Su profundo conocimiento de nuestra historia y los avatares que han ido transformando Granada queda plasmado en este libro que recomiendo a todos los que tengan interés por conocer mejor que fue Granada en tiempos pasados, reproduzco las notas de contraportada que sirven de presentación.

Con esta “Guía de la Granada Desaparecida” el historiador Juan Manuel Barrios prosigue sus investigaciones sobre la destrucción del patrimonio histórico de Granada y la catalogación de los monumentos que la ciudad ha perdido en los dos últimos siglos. Más de ochenta edificios civiles y cerca de setenta religiosos, la mayoría desaparecidos y otros mucho hoy desfigurados, desfilan por las páginas de un libro que no dejará de sorprender a propios y extraños. La abundante documentación inédita, un impresionante corpus de imágenes, muchas poco divulgadas o desconocidas, y unos itinerarios nítidamente trazados sobre planos, permitirán al lector pasear por una ciudad que el tiempo nos ha robado… y de paso explorar la propia identidad de sus habitantes, pues como dijera John Ruskin, “toda forma noble de arquitectura es en cierto modo la encarnación de la política, de la vida, de la historia y de la religión de los pueblos”.

No falta en esta peculiar y novedosa guía una reflexión sobre los avatares que ha sufrido Granada en la Edad Contemporánea: la disolución de las órdenes religiosas, el embovedado del Darro, la apertura de la Gran Vía, los sucesos anticlericales de la Segunda República, el desarrollismo franquista… Una crónica implacable del drama de una ciudad que hoy afronta un futuro pleno de incertidumbres para su legado histórico. Conocer y valorar lo que se ha perdido quizás nos ayude a comprender lo importante que es preservar lo que permanece, un amplio patrimonio que es fuente de riqueza por el turismo que atrae, que es objeto de disfrute estético para quienes viven en sus calles y seña de identidad en un mundo cada vez más estandarizado.

sábado, 1 de diciembre de 2007

In Memoriam

Ignacio Hens
† 30-11-2007
que la tierra te sea leve, compañero

lunes, 5 de noviembre de 2007

Paseo por Sierra Nevada

Pues no tengo muchas ganas de escribir, pero os dejo estas fotografías de Sierra Nevada. Podeis acompañarlas escuchando Esta Música.















miércoles, 10 de octubre de 2007

Mis discos para una isla desierta: "AMAROK"

Con permiso de mi amigo "Mixolidius" tomo este título para de vez en cuando nombrar algunos de mis discos "fetiche" sin los que no puedo pasar.

Ya estaba tardando Mike Oldfield en aparecer por este blog, y es que no solo de música clásica se alimentan mis oidos, mis gustos musicales son bastante variados. Y en el caso de Oldfield, es unos de los músicos del panorama del pop-rock que más he escuchado y admirado, aunque ahora precisamente no me proporciona motivos de alegría, pero eso lo dejaré para otra ocasión.
No estamos hablando de mi disco favorito, porque eso puede cambiar para mi según el día y estado de ánimo, pero si de uno de los que más me impactaron y que además tiene otra serie de circunstancias añadidas:

-Fue mi primer CD, adquirido cuando aún no tenia el reproductor.
-Se publicó mientras cumplia el servicio militar en Melilla, y lo compartí con varios compañeros con los que me unió una gran amistad y gustos musicales similares a los mios.
-Cuando apareció, sorprendió a muchos por su cambio radical de estilo, tras un deslizamiento a la comodidad de fórmulas bastante comerciales (y un anterior álbum "Earth Moving", bastante flojito).

"Amarok" es un trabajo que bien podría encuadrarse en el estilo de los primeros años de la carrera de Oldfield, instrumental de larga duración y sin cortes (una hora en una única pista). La referencia más aproximada estaría en "Ommadawn", de hecho la misma portada es un guiño al magnífico álbum de 1975, y también por la constante presencia del folk y lo africano, e incluso de colaboradores que trabajaron. No obstante, no es un "remake" del viejo disco, mientras "Ommadawn" se recreaba más en el aspecto bucólico y campestre (también presente en "Hergest Ridge"), "Amarok" es un trabajo con más aristas, donde la música se compone como un puzzle, un "collage" donde en ocasiones las melodias no duran más de un minuto, exceptuando los últimos 15 minutos donde sí hay una clara referencia a "Ommadawn". Oldfield juega con el mejor instrumento que siempre ha sabido manejar, el propio estudio de grabación, y con la asistencia de Tom Newman (productor de "Tubular Bells") consigue que las transiciones de motivos musicales a veces tan dispares, endiablados "riff" de guitarra eléctrica, combinados en ocasiones con ruidos de toda clase (zapatillas sobre el piso, rotura de cristales, aspiradora, timbres telefónicos, etc..) cuadren a la perfección en uno de los trabajos instrumentales más singulares y poco conocidos (Amarok no contó con el apoyo de la discográfica) de la década de los 90. No en vano, en la grabación se utilizó un sistema digital de 80 pistas para poder introducir tanto material.

"Amarok" tambien supone el "canto del cisne" de este músico, que si bien posteriormente nos dejó algunos trabajos bastante dignos (el más destacable "The Songs of Distant Earth") ha ido en picado en los últimos años, casi renegando de sus señas de identidad musical, sacando cosas tan infumables como "The Millenium Bell" y aburriéndonos con nosecuantos revival de la campana y como colofón publicando un disco de pretensiones clásicas llamado "Music of the Spheres" donde pone el nombre y poco más, porque Jerkins es el que consigue que las pocas ideas musicales contenidas suenen en la orquesta.

"Amarok" es Oldfield en estado puro, no recomendable para personas con problemas de oído, tal como se advierte en la contraportada:

"HEALTH WARNING - This record could be hazardous to the health of cloth-eared nincompoops. If you suffer from this condition, consult your Doctor immediately "
("PRECAUCIÓN DE ESCUCHA: Esta grabación puede ser peligrosa para la salud de los mentecatos ‘orejas de trapo’").

Es un cariño que le dedica a Richard Branson, propietario y gestor de la Virgin Records, la compañia discográfica con la que mantenia compromiso y unas relaciones nada fáciles, ademas de otra perla en forma de código morse en el minuto 48 del disco, con el mensaje FUCK OFF RB.

Ya saben, para escucharlo cuando se esté solo mejor, no es necesaria la isla desierta ;-)

viernes, 21 de septiembre de 2007

Reflexiones sobre el Tranvía de la Sierra

Con cierta frecuencia visito Güejar Sierra, un pueblo serrano que no necesita ser presentado para mis paisanos, pero que a los demás les diré que está enclavado en el Valle del Río Genil. Güejar Sierra es lugar de paso obligado para realizar bastantes excursiones a Sierra Nevada, además es lugar famoso por su exquisita morcilla y junto al pueblo hay un restaurante donde apetece irme a dominguear de vez en cuando (En el Camping "Las Lomas", donde hacen unas migas de pan pa ponerse morao).

Siempre que voy alli, ya sea por mi afición excursionista o por pasar un rato, contemplo las abandonadas instalaciones del Tranvía de la Sierra (antiguas estaciones, el recorrido, los túneles excavados en la roca) y como está transformándose el entorno de la cabecera del Genil y me vengo con el mismo cabreo. La acumulación de despropósitos a lo largo de los años desde que dejó de prestar servicio ha sido considerable.

Para conocer la historia del Tranvía de la Sierra recomiendo la lectura del libro del mismo título del historiador granadino Manuel Titos (autor tambien de dos magníficos tomos titulados Sierra Nevada: Una Gran Historia). No obstante, intentare hacer un resumen sobre la vida de este singular ferrocarril de via estrecha, basándome en los datos bibliográficos de los que dispongo.
A comienzos del siglo XX se realizaron diversos proyectos de ferrocarril para acceder a Sierra Nevada, algunos de ellos bastante disparatados, que no llegaron a cuajar hasta que la iniciativa del Duque de San Pedro de Galatino puso en marcha un proyecto turístico serio con su intención de abrir un hotel de lujo en el término municipal de Güejar Sierra, el "Hotel Sierra Nevada", hoy conocido por todos como "El Hotel del Duque" y actualmente propiedad del Arzobispado de Granada (según deseo del Duque en su testamento).

El trazado original partía desde Granada y transcurría por Pinos Genil, Canales y Güejar Sierra, hasta la estación del Rio Maitena, paralelo al cauce del río Genil.. Posteriormente se amplió con la estación del "Charcón" y hasta la confluencia de los ríos Genil y el San Juan, a fin de favorecer las replobaciones forestales de la Dehesa del Calvario y también contemplando las puesta en marcha de un teleférico hasta los Peñones de San Francisco (proyecto abortado cuando prácticamente tenia todos los trámites superados). Fue inagurado el de 20 de marzo de 1925 y tras diversos avatares y crisis (pasando de ser una explotación privada a estar integrada en FEVE) estuvo en funcionamiento hasta 1974, año en que el inicio de las obras para la construcción del Embalse de Canales (que inundaba gran parte del trazado) dió el puntillazo definitivo a una explotación que siempre tuvo problemas de rentabilidad y a la que en sus últimos años tampoco le hicieron demasiado caso los granadinos, exceptuando los montañeros para quienes era el medio ideal de acceso a la Sierra.. No me consta que el cierre provocase algún tipo de movilización ciudadana, cosa que tampoco me extraña porque el conformismo lo tenemos demasiado inoculado en las venas (recientemente hemos vivido disparates más gordos, y nada...). Las siguientes fotografías, tomadas en 1979, muestran el estado de las obras del embalse, y una de ellas justamente corresponde a una horadación en la ladera justo en el punto donde un túnel del trazado transcurría por una cavidad natural conocida como "La Cueva del Diablo", ahí precisamente está ahora encajada la presa.
El mayor interés de este ferrocarril era el paisajístico, siendo especialmente notable en el trayecto que quedó sumergido bajo las aguas del embalse y nunca se podrá recuperar. La posible recuperación del tranvía resurge en la prensa local con cierta frecuencia, pero siempre más alentada más por un espíritu nostálgico que con argumentos que posibiliten abordarlo seriamente.

Dejando por un instante a un lado esta cuestión, mi propósito es hacer reflexionar sobre la transformación acontecida en este paraje de la cabecera del Genil desde que el tranvía dejó de prestar servicios. Ya existía una pista que desde la estación del "Charcón" llevaba hasta el "Hotel Sierra Nevada" y que terminó siendo ampliada hasta enlazar con la Carretera de la Sierra en el punto donde en la actualidad se ubica el Centro de Interpretación.Tras el cierre de la línea y posterior desmantelamiento del material ferroviario, llegó el inevitable asfaltado de un trayecto del trazado, permitiendo a los vehículos transitar desde Guejar Sierra hasta el citado punto de la Carretera de la Sierra, pasando por el "Hotel del Duque". El trayecto desde la estación del "Charcon" hasta el "Barranco de San Juan" no fue asfaltado, sin embargo es este destino el que más tránsito de vehículos provoca, porque pocos son los que se aventuran en las estrecheces y curvas de la carretera que sube hacia la Estación de Esquí.¿El motivo de tanto trasiego?: los inevitables "merenderos" que han invadido toda la zona en el transcurso de estos años. Alguno ya estaba en funcionamiento cuando el tranvía aún existía, pero nada que ver con el desbarajuste existente ahora.

Transformación de la estación de "Maitena" en merendero "en propiedad", sucesivas ampliaciones y transformaciones del mismo, afectando a los márgenes del río, apertura y crecimiento desmesurado de los merenderos "Los Castaños" y "El Chiquito", apertura del merendero en el "Barranco de San Juan", en el lugar donde originalmente se ubicaba un corral de ganado, apertura del merendero "El Charcón" a partir de lo que inicialmente era una vivienda privada (¡¡¿¿??!!). Todas estas instalaciones han realizado intervenciones más que dudosas en el entorno para poder dar cabida a los vehículos de sus visitantes, teniendo como consecuencia movimientos de tierra, talas de árboles y construcciones de diques, todo a menos de 100 metros del cauce del río Genil, bastantes de estas intervenciones en el mismo. Todos tenemos algo de culpa en esto, yo mismo he estado de comilona siendo un niño con mis padres en más de un sitio de estos y ya adulto a la vuelta de alguna excursión, pero hoy día es que ni me apetece pisarlos viendo su comportamiento de "Atila", aparte que te dan un clave de narices por ponerte de comer regular.

Cierto es que no podemos hacer de nuestros espacios naturales lugares sagrados y puestos en un altar, pero si hay que tener un miramiento y planificación respecto a como explotarlos de manera que generen riqueza, pero sin cargárnoslos (aquello del "desarrollo sostenible", esa expresión que ya está manida de tanto uso y poca aplicación).

Ya a mediados de los años ochenta, cuando se estaba gestando la creación del actual Parque Natural se planteó poner un poco de freno al deterioro de la zona, con la intención de que toda esta zona quedase enmarcada dentro del mismo. Aquello tuvo como consecuencia un triste episodio en Güejar Sierra, cuando un par de concejales necesitaron protección policial de un numeroso grupo de vecinos algo "nerviosos". Finalmente el Parque Natural de Sierra Nevada tiene su límite justo en la confluencia de los ríos Genil y San Juan, a unos metros de donde se ubica el último de los merenderos existentes al final del trazado del tranvía, que casualidad. Incluso la propia administración ha realizado acondicionamientos en la antigua explanada para facilitar -¡aún más!- el acceso de los vehículos.

Y ahora me pregunto ¿un nuevo "Tranvía de la Sierra"? No seamos ilusos y nos montemos castillos en el aire, como mucho podría recuperarse el trazado desde Guejar Sierra hasta el Barranco de San Juan, pero los costes de esta inversión son altísimos y no creo que sea rentable ni preciso hacer semejante inversión. Existen otras opciones, comenzando por la eliminación del tráfico rodado en todo este trayecto que he estado describiendo, y habilitando un microbús lo menos contaminante posible para mover a los que quieran disfrutar de este todavía encantador -pero menos que antes- entorno. Respecto a los merenderos, hay exceso, una sobreexplotación hostelera de la zona, si por mi fuera serían expropiados y sus propietarios indemnizados, y los que se vea que pueden cumplir unas condiciones compatibles con el entorno, ser explotados en concesión administrativa renovable cada cierto tiempo (y donde se podría dar preferencia en la misma a los antiguos propietarios, previo concurso de méritos, etc.).

En otras zonas de nuestra geografía, especialmente por el norte, observa que tienen bastante sentido común en la gestión de sus espacios naturales, y no les duelen las prendas restringiendo el acceso de vehículos y visitantes cuando hay que proteger algo que no sólo es para nosotros ahora, sino que también pueden disfrutar nuestros descendientes. Si fue posible que los vehículos dejaran de circular por la pista que comunicaba la estación de esquí con la Alpujarra, no hay que descartar que algún dia también en este entorno se tome similar decisión, no perdamos la esperanza.

Como recuerdo, el resto de las fotografías corresponden a una exposición sobre el tranvía de hace un par de años, y las maquetas recogen algunos de los puntos más singulares del trazado.
BIBLIOGRAFIA
"El Tranvía de Sierra Nevada", Manuel Titos, Editorial Arguval
"Sierra Nevada: Una Gran Historia", Manuel Titos, Ed. Universidad de Granada (2 tomos)
"Proyecto del Teleférico de Sierra Nevada", Rubio Gandía, M.A.; Giménez Yanguas, M.; Reyes Mesa, J.M., Ed. Axares.

lunes, 30 de julio de 2007

J.S. Bach: Mis 10 obras favoritas

Afectado por la pereza veraniega soy incapaz de terminar un post "serio" que tenía preparado hace semanas, así que para no descuidar esta bitácora me descuelgo con un comentario de salir del paso, las encuestas y los favoritos hacen furor en verano, que le vamos a hacer.
Pero tratándose de Bach, nada es intrascendental. Mi fascinación por el "Kantor de Leipzig" viene desde la infancia, cuando cayeron en mis manos unos discos de vinilo de "El Arte de la Fuga", y quedé atrapado por esos recónditos contrapuntos. Así que hay van mis "10 Bach".

La Pasión según San Mateo BWV 244: "Obra" con mayúsculas tanto por sus dimensiones como por los recursos utilizados (coro y orquesta dobles más cuatro solistas). Citando a Yayo Salva "A mí me llena de inquietud, de sosiego, de estupor, de melancolía, de esperanza según van discurriendo los pentagramas". A partir del texto de Mateo en el Evangelio luterano, Bach desarrolla una historia apasionada y apasionante, narrada en recitativos en los que la música subraya el dramatismo de los distintos pasajes del relato evangélico de la Pasión. Versión favorita: Philippe Herreweghe dirigiendo los coros y orquesta de la Chapelle Royale, Collegium Vocale Gent (2º coro) y Coro In Dulci Jubilo (coro de niños).

Concierto de Brandemburgo Nº 5 BWV 1050: Cada uno de los conciertos que Bach dedicó al "Margrave" de Brandemburgo ofrece una perspectiva distinta del tratamiento del concierto. En este destaca el primer movimiento por la larga cadencia protagonizada en solitario por el clave, siendo un precursor en este sentido de los conciertos para tecla que serán ya protagonistas del clasicismo que se acerca. Grabación favorita por su virtuosismo: Ton Koopman al clave y dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam.

Suite Orquestal Nº2 BWV 1067: Bach integra los estilos francés e italiano en estas obras, tambien compuestas durante su estancia en Cöthen. La suite Nº2 es una contínua sucesión de movimientos de danza con especial protagonismo para la flauta, junto con las obras de esta etapa nos ofrece la visión más secular de su autor. Una versión no apta para historicistas pero que me gusta mucho: The Academy of St. Martin of the Fields dirigidos por Neville Marriner.

Variaciones Goldberg BWV 988: Publicadas originalmente como "Aria con variaciones diversas para clave con dos manuales" encargadas a Bach por el conde Hermann Carl von Kayserlingk de Dresde para que el clavicordista de su corte Johann Gottlieb Goldberg le entretuviese con ellas durante las noches de insomnio del conde. 30 variaciones sobre un aria que se vuelve a repetir al final. No es necesario sufrir insomnio para deleitarse con las mismas, ya bien en las numerosas interpretaciones al clave disponibles (la más pausada y que me gusta especialmente por Gustav Leonhardt) o al piano (si no se es un purista, quien mejor que Glenn Gould).

Fantasía Cromática y Fuga BWV 903: La fantasía está llena de sorpresas rítmicas y armónicas, pasajes virtuosísticos, dando la impresión de ser un laberinto musical que en primera escucha sorprende. Scott Ross al clave me la descubrió.

Sonata para Violín y Clave en si menor Nº1 BWV 1014: La primera de las seis sonatas en cuestión atrapa por la melancolía de su primer movimiento. Son obras para escuchar con tranquilidad. Mi versión: Monica Hughett al violín con Ton Koopman al clave.

El Arte de la Fuga BWV 1080: Este compendio de 14 fugas y 4 cánones, todos en re menor, una de mis tonalidades favoritas, suele ser "punto de desencuentro" entre los amantes de la música antigua. Para algunos pestiño insoportable, que tendría más una finalidad teórica que musical. Para otros una obra con la que deleitarse. La partitura original (inconclusa, donde la fuga 14 queda "suspendida") no indica instrumentación alguna. Por motivos nostálgicos, la interpretación en órgano sigue siendo mi favorita, destacando la reciente grabación de André Isoir por su pulcritud en la pulsación.

Pasacaglia en do menor BWV 582: He reservado tres posiciones para obras organísticas, haciendo honor a mi pasión por el rey de los instrumentos. De las "grandes obras" me quedo con esta, sobre el ostinato del pedal el tema va desarrollándose de forma bastante libre, próxima al modo de los preludios. La fuga, más estricta en su planteamiento, no deja de deparar sorpresas en las posibles variaciones que admite el tema del pedal. La Pasacaglia es para mí como ver alzarse un edificio de majestuosa y precisa arquitectura. La ya bastante vetusta grabación de Helmut Walcha sigue teniendo un encanto especial para mí, que prefiero algo más de solemnidad en este caso.

Pastoral en Fa BWV 590: Estructurada en cuatro movimientos, esta obra de carácter "amable", especialmente indicada para iniciarse en el vasto mundo de la obra organística de Bach. Los tres primeros permiten al intérprete jugar con la registración y buscar sonidos acordes con su espíritu navideño, el último, de caracter fugado, precisa sonoridades plenas y hace crecer la obra. Ton Koopman grabó en "Archiv" un limitado número de obras de órgano de Bach, reeditadas con frecuencia, y entre las mismas esta seria una de mis opciones favoritas.

Preludio Coral "Wachet auf, ruft uns die Stimme" BWV 645: Perteneciente a la colección de corales "Shübler", que toman nombre del editor que las publicó, y tomada de uno de los momentos de la cantata del mismo nombre (BWV 140). Es difícil escoger un preludio coral para órgano de entre tantos que compuso o arregló Bach, es más, podría haberme decantado por una "serie" completa, pero este es uno de los más hermosos a la par que espiritual, y no suele dejar indiferente a nadie. En esta ocasión y para variar, me quedaré con el organista francés André Isoir.

lunes, 28 de mayo de 2007

Azimut: un millón de recuerdos

La Asociación Deportiva Azimut volvió a reunirse el pasado viernes para celebrar una cena que teníamos pendiente desde Navidad y que por unas cosas u otras fue aplazándose. Gracias a “La Mari Paz”, a quien habría de hacer un nombramiento especial estilo “comisión de fiestas y reuniones”, que se preocupó y se encargó de buscar el sitio, comunicarlo a todos, etc., fue posible y en el Carmen de la Victoria compartimos un buen rato todos juntos.

En mi caso eran muchos meses de ausencia de esta ... ¿podría considerarla de otro modo que no fuese una segunda familia?. Es por eso que debo unas líneas en esta bitácora a todos vosotros. Acabo de prepararos las fotos de la cena y enviarlas a vuestros correos, y no he podido evitar buscar en mis antiguos álbumes y repasar todos esos momentos vividos juntos a vosotros. No, no debo volver a ausentarme tanto tiempo, ahora estoy bajo los efectos de un “shock” emocional. Os echaba mucho de menos.


He seleccionado unas pocas instantáneas que corresponden a cuando yo estaba más presente, me ha costado mucho porque han sido muchos los carretes de negativos que tengo de la Sierra, cuando la máquina de fotos (nada de digitales ni mariconás campestres) no dejaba de acompañarme. Tal vez la que más cariño le tenga sea a esta tomada en el refugio del “Postero Alto”, ahí estamos Curro, Antonio Herreros, un servidor y Eduardo. Curro digamos que corresponde a la “segunda generación” de Azimut, pero para muchos de nosotros has sido el continuador de un espíritu que estaba en los orígenes de Azimut. Esta foto también me afecta porque evidencia una ausencia que no me explico por qué se ha producido, pero prefiero quedarme con el recuerdo de aquella camaradería, del buen entendernos cuando pateabamos juntos las cumbres. Recuerdo esos subidones de adrenalina con consecuencias absurdas en medio de una cuesta, cuando o bien Curro y yo nos poníamos a cantar rememorando a los Led Zeppelin o a Eduardo le daba la vena folclórica y se ponia a imitar a Rocío Jurado. O la desorganizadísima mochila de Antonio (vamos, un puro desastre), a quien teníamos que esperar para que pudiera terminala. Joder, cuando me he reido con vosotros.


Sería injusto no recordar a Carmelo, fundador del Azimut, aunque luego decidiera él seguir por otros caminos. En esta foto de la Laguna de la Mosca de izquierda a derecha: Tere, Carmelo, Ascensión, Antonio, Eduardo, Emilia, Paco (Paco “Dandy” para los amigos), y abajo dos aún jóvenes Emilio y Germán. De Paco siempre hemos comentado su sorprendente capacidad para no perder la elegancia en medio de la Sierra, cuando los demás tras varios días de trote llevamos las ropas que son un “poema”, Paco va como si llevase la “Ufesa” en la mochila, tó espercojaico él.

Carmelo nos adentró en muchísimos rincones de la Sierra, a algunos nos enseñó las nociones básicas de seguridad, de técnica invernal, y a partir de ahí hicimos nuestros pinitos. Pero tambien, y eso fue para mí lo más importante, nos enseñó que la Sierra no era un mero “objeto” de entretenimiento, sino que también era un hogar al que querer y cuidar. En este momento que el auge de los "deportes de aventura" hace que muchos sólo busquen descargar su adrenalina sin fijarse por donde pasan no está de más tenerlo en cuenta. Con Carmelo tambien hicimos algo que muchas veces he pensado deberia repetirse, trabajar aspectos didácticos y poner nuestro grano de arena en la conservación de lo que amamos. Esta foto corresponde a una de las jornadas de trabajo que realizamos en una época en un sendero de la Sierra del Padul, evidentemente al momento del “relax” que aprovechábamos para ponernos hasta las orejas de comer.

Precisamente, estas otras instantáneas corresponden a cuando tras una serie de salidas con Carmelo nos animamos a realizar una subida en invierno al Mulhacén. Bueno, para algunos no era la primera experiencia de esta índole, pero para mi sí lo fue, y tambien para Mari Paz y Emilio. Las nubes amenazantes se comportaron y solo tuvimos el inconveniente de un fuerte viento en los últimos metros de subida, donde casi perdemos el aliento.

Tras el liderazgo de Carmelo fue Antonio Herreros quien tomó las riendas de Azimut, junto con el apoyo de Eduardo y yo mismo, en esa época ya estaban con nosotros Emilia (socia fundadora), Tere, Mari Paz, Paco Alonso, Mercedes, Ignacio y Mónica, quienes forman parte de esta unión indisoluble. Las circunstancias de la vida hicieron que "Jesulín", Antonio Marruecos, Amparo, Rufo y Elena cada vez vinieran menos. Luego vinieron Jamed (¿quien necesita un GPS con nuestro querido bereber?) Marga, Curro, Ana, Juanma, María José, Yolanda... La siguiente junta directiva con Marga y Paco Alonso, momento en que yo comencé a estar mas ausente por mis obligaciones familiares y las oposiciones, momento en que Ignacio tuvo que tomarme el relevo en la publicación "Senderos" que luego no pudimos seguir manteniendo. Al volver me encontré con nuevos compañeros: Bernardino, Maria José Reyes, Carmen, Conchi, Leonor... La tercera junta directiva que ahora preside Curro.


Es difícil nombraros a todos, muchos pasaron por Azimut en un momento determinado, otros se quedaron, y esto ha permitido que sea un ente vivo. Deseo que los nuevos socios que conocí el otro día tomen el testigo y no dejen que los que han llevado la carga en los últimos tiempos terminen “quemándose”.

A todos vosotros: Tere, Antonio, Emilia, Mari Paz, Paco Alonso, Mercedes, Curro, Ana, Marga, Bernardino, Ignacio, Mónica, Jamed, Carmen, Juanma, las “Mariajoses”, Carmen, Conchi, Xavi ...

En mi recuerdo: Carmelo, Eduardo, Rufo, Elena, Emilio, Germán, “Jesulín”, Amparo, Rafa ... y muchos más.

Os quiero.

Antonio

viernes, 18 de mayo de 2007

El Marmitako del Organista de Mundaka

Tras la presentación oficial de esta bitácora no se me ocurre mejor que un comentario gastronómico-musical. Los que me conocen de cerca saben que si hay algo que me cause tanto entusiasmo como la música es la buena mesa, y si es tradicional tanto mejor (cuchara, siempre cuchara), de modo que la receta del Marmitako que no hace mucho he aprendido a cocinar puede servir de excusa.

Joxe Benantzi Bilbao, natural de Mundaka (Bizkaia), amigo y organista al que he tenido el gusto de escuchar tañendo el rey de los instrumentos en varias ocasiones. Como persona un encanto, como profesional un trabajador incansable y un Músico con mayúsculas. Con sobrados recursos técnicos, gracias a los cuales le he visto resolver situaciones comprometidas en más de un instrumento en condiciones poco afortunadas, pero sin que la música nunca se resienta por ello. Sus interpretaciones tienen "alma", ese elemento que no sólo se consigue con una técnica impecable o haciendo sonar todas las notas en su sitio, para mi ese "alma" es fundamental cuando se escucha una obra de Francisco Correa de Arauxo o de Johann Sebastian Bach. En el caso de Correa, Benantzi capta y transmite esa esencia mística a la que hace referencia la que fue su profesora Montserrat Torrent:

Así, aún cuando se manifiesta la versatilidad de diferentes estados anímicos o "afectos" en su escritura, pasando a veces de la expresión del dolor más acerbo a una ligera ironía (final del Tiento de quarto tono, folio 11 verso), y otras, por la melancolía inherente a la modalidad, la ternura, la soberbia, el gozo, la alegría o la tristeza más profunda, entre otras emociones, intuí que había algo más hondo en sus amplias y únicas armonías y en sus glosas, que se elevan en espiral en busca del infinito. Creo haber llegado al umbral del arcano. Correa es un místico, un místico que trasciende su oración, hecha música, expresada en lenguaje apasionado, como apasionado era el lenguaje de los poetas místicos. Correa, en un ambiente que le es hostil, se refugia en un ideal divino y sublima el amor humano dedicándolo a Dios y a la Virgen, la mística de los místicos. Por qué, si no, aparece tantas veces el tema de la Salve en tientos en los que éste no figura como tema principal, sino que se introduce en voces secundarias como una dedicatoria a María, vertiendo en ella su necesidad de amar. Aquí está la clave de su exaltación, y de su espiritualidad.

No he sido capaz de recortar esta cita, porque pienso que Correa, al igual que Bach, siempre merecen las líneas que se precisen.


Benantzi tiene dos magníficas grabaciones dentro de la interesantísima colección "Órganos de Vasconia". Una de las mismas registrada en la Colegiata de Ziortza y donde además del citado Correa, también se tocan y cantan otras piezas de compositores vascos, en la revista OpusMúsica hay una completa reseña de este CD, por lo que no me extiendo más. El otro CD, registrado en el órgano construido en 1884 por Aquilino Amezua para la iglesia de Andra Mari de Gautegiz-Arteaga (Bizkaia), se adentra en el por muchos denostado repertorio de estilo galante. Las obras seleccionadas pertenecen a dos grupos: la música vasca del periodo clásico y la música prerromántica. Las obras de Ojinaga, Larrañaga, Lombide y Bidaurre proviene del Santuario de Arantzazu en Oñati (Gipuzkoa). Esta música, llena de frescura, sin complejidades armónicas y con claras influencias del estilo italiano, está a medio camino entre Domenico Scarlatti y el Padre Soler. Escuchar esta música si el intérprete solo ofrece técnica llega a resultar aburrido, en este caso recomiendo muy encarecidamente prestarle atención, el personal fraseo del intérprete descubre aspectos que muchas veces pasan desapercibidos.

Como buen vasco Benantzi tienen buen saque en la mesa, en su localidad natal es miembro de una sociedad gastronómica y he podido comprobar su buena mano en los fogones. El pasado verano compartimos unos días de vacaciones y preparó un Marmitako para chuparse los dedos que ya he conseguido dominar y del que os pongo la receta. Buen provecho a todos y todas, ya sabeis, alimentad el espíritu con buena música y el estómago con buenas viandas.

MARMITAKO:

INGREDIENTES (6 PERSONAS, aprox.):
  • ½ Kg. de bonito del norte, ya limpio de espinas, sin piel y troceado.
  • 4 cebollas grandes.
  • 2 Kg de patatas.
  • Un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.
  • 5 Pimientos secos.
  • Agua y Sal.
  • En un recipiente poner agua templada y sumergir en la misma los pimientos secos para que vayan reblandeciéndose.
  • Picar bastante finas las cebollas y poner a sofreir a fuego lento en la olla o marmita con un buen chorreón de aceite. La cebolla picada ha de sofreírse durante bastante rato, cuando comienze a pegarse un poco añadir pequeñas cantidades de agua y seguir removiendo. Debe llegar a un punto en que ha tomado un color bastante oscuro, casi desecha. Pero que no se pegue o queme.
  • Mientras se va sofriéndo la cebolla, pelar las patatas y cortarlas del siguiente modo. Aprox 2/3 de las patatas en cascos, y el tercio restante en láminas finas. De este modo parte de la patata se va a deshacer durante la cocción y espesará el caldo.
  • Una vez lista la cebolla, añadir las patatas y cubrir de agua un par de dedos por encima de las mismas. Salar al gusto y poner a hervir a fuego lento, con la olla tapada.
  • Sacar la carne a los pimientos y añadirla a la olla cuando las patatas en cascos ya estén listas, en ese momento remover bien todo y corregir el punto final de sal. Añadir algo de agua si ha mermado demasiado.
  • Por último añadir el bonito y que dé un leve hervor y cortar el fuego. Si el bonito se cuece demasiado se pone bastante “estropajoso” y pierde la gracia. En todo caso, mejor que se termine de hacer durante un rato con el mismo calor del caldo ya cortado el fuego.

jueves, 10 de mayo de 2007

¿Y por qué un blog ahora?

Abierto este espacio, se hace necesaria una justificación del mismo, digo yo. Los blogs se han puesto de moda, y finalmente no he podido resistirme a la tentación de abrir uno. La cuestion es que para charlar con los demás ya están los foros donde habitualmente habito (cibernéticamente, claro) o el mismo msn, donde en ocasiones caliento la cabeza a mis amigos con mi incontinencia verbal en las teclas.

La cuestión es que en sitios como Clasiforo o El Pombo, si bien permiten hablar de cualquier cosa, uno siempre es consciente que se encuentra en "casa ajena", en un espacio común compartido donde siempre causa algo de pudor ponerse a soltar lo que a uno le venga a la cabeza sin unos mínimos de coherencia. Aqui lo mismo me puedo soltar más en este sentido, pero sobre todo, puede resultar entrañable que sea como una tertulia en tu propia casa, donde invitar a los demás a compartir. Ahora que recuerdo, otros hábitats que he frecuentado los tengo bastante abandonados, como el primer foro de música clásica que encontré, Foroclásico, o la lista de correo sobre Mike Oldfield, Taurus IV, donde hace mucho que leo más que escribo, porque el guitarrista-multinstrumentista de Reading no da ya pa mucho más.

Puede ser divertido que por este espacio pasen a saludar o lo que sea algunos de los que he ido conociendo en estos distintos chiringuitos internáuticos y que coincidan. No quiero dejar de pasar la ocasión de dedicárselo a los mismos.

Por Taurus IV: A Octavio, a Nacho, a Santi, a Félix, a Juan Enrique, a Jon... Por citar con quienes más contacto he mantenido.

Por Clasiforo: A Mixolidius, LHOOQ, Mónada Sapiens (que sé le dan mucha tirria los blogs...jaja), a Jaqueline, a Nimrod, a Urko, a Charpentier...

Por El Pombo: A mi paisano Arkab, Orfeo Euclides (también de Clasiforo), Arnau, los organófilos Aarón, Navar, Juan Luis....

A mis compañeros de la Asociación Deportiva Azimut, a ver si alguno quiere pasarse por aquí.
No prometo ser demasiado prolífico por aqui, sólo lo necesario para dar salida a mis ocurrencias. De hecho, ya tengo funcionando un Foroblog en El Pombo, pero más centrado en mi ciudad, Granada. Y la Página del Órgano en Granada que me da trabajo casi contínuo para tenerla al día... Que por cierto, eso me recuerda que yo tenía una página web que lleva siglos sin actualizar. Y lo mismo la dejo así, producto de ese momento en que me dió por hacerla, como un fotograma más.

Lo que si puede ser una buena ocasión es para explicar eso de "Alcazaba" o "Alkazaba", según donde se me pueda leer. Es una historia con bastantes años a las espaldas, más de 20 ya, de cuando yo era radioaficionado pirata en la Banda Ciudadana, y precisamente a falta de un indicativo legal, usaba "Alcazaba". También tiene relación con mi querida Sierra Nevada, y su más impresionante cumbre, así que el nombre de la misma me bautizó en las ondas, y posteriormente, en los torrentes de bits que circulan por la red. Posteriormente, algún problema de registro, me obligó a usar la "k", que fonéticamente da el pego, así que de los dos modos he ido firmando, aunque este blog recupere la grafía original.

Esto me recuerda que también he de dedicarle este blog a "Antonio27", compañero de ondas en mi adolescencia.

Y a quienes hayan cruzado conmigo por el MSN y me han soportado la charleta.

Y a mi familia por la paciencia que tiene conmigo, siempre metido en cincuenta berenjenales.

Y por consiguiente, queda inaugurado este pantano... ¡Oops! Que digo, ¡Blog!

Antonio