miércoles, 19 de noviembre de 2008

Six Feet Under

Para salirme un poco de mi habitual tónica musical-campestre, voy a escribir sobre mi una de mis series de televisión favoritas, no es lo habitual en mí, y no es que trate de ir de snob diciendo que no veo la tele, sino que hay otras pasiones que me absorben más y al final siempre me falta tiempo, y termino por perderme algunas cosas que merecen la pena.

“A dos metros bajo tierra”, título con el que fue emitida en España, es una serie muy singular, más para tratarse de una producción estadounidense, a mi me pillo la emisión en la segunda temporada algo desprevenido y en principio pensaba estar ante una serie británica.

Todo gira alrededor de la vida de una familia que regenta un negocio funerario, los detalles de la trama los podeis consultar en la Wikipendia. Así que no me extenderé sobre eso.

La serie incide especialmente en el modo en que las personas estamos sujetas a los caprichosos vaivenes del destino, y siempre, la muerte como telón de fondo. No por esto estamos ante una narración oscura y morbosa, pero sí bastante inquietante y que es capaz de remover nuestros sentimientos. El cabeza de familia, que fallece en el primer capítulo, aparece de forma constante a lo largo de la serie y se comunica con los suyos, claro está en la imaginación, no desde una proyección sobrenatural. Y acaso digo ¿no hemos hablado alguna vez en nuestro interior con nuestros difuntos, buscando algo de apoyo y orientación ante el caos?

No existe intención moralizante alguna en la serie, y los acontecimientos en muchas situaciones nos inclinarían a la emisión de juicios, pero existe un tratamiento muy equilibrado de los personajes, donde es fácil sentirnos identificados con algunas de sus situaciones y dilemas, y al final, incluso lo que parecen abyectos en alguna ocasión merecen nuestra comprensión.

Todo ello con una factura impecable, de lo mejorcito que yo he visto para televisión, actores muy solventes, diálogos creibles, una fotografía cuidada y música muy interesante.

Como no puedo evitar nunca hablar de música, os dejo el final del último episodio, con música de Sia, y por si acaso tened el pañuelo a mano, pero sin embargo.... Hay esperanza.