lunes, 13 de septiembre de 2010

In Glorious Monoaural Sound

In Glorious Stereophonic Sound. Can also be played on mono equipment at apinch. This stereo record cannot be on old tin boxes no matter what they are fitted with. If you are in possession of such equipment please hand it in at the nearest police station.
En 1973 la contraportada del primer álbum de Mike Oldfield, "Tubular Bells", llevaba impreso ese aviso que no deja de ser una broma. Eran los años de mayor expansión y gloria del sonido estereofónico. A dia de hoy, vivimos inmersos en la dichosa revolución digital: el sonido comprimido MP3 hasta en la sopa, el Dolby Digital y los Home-Cinema nos rodean de canales de sonido: pero la gente no sabe muy bien si escucha en multicanal, estéreo o en monoaural, porque la verdad es que la mayoría de los aparatos de uso doméstico suenan mucho peor que en los años 70-80.

La frase me sirvió de excusa para abrir un apartado con el título In Glorious Monoaural Sound en El Gramóforo, un sitio donde comparto mis aficiones. Y aprovecho para dejar constancia aquí.

Llevaba tiempo con la idea de poner en marcha un equipo de sonido totalmente monoaural, que permitiera reproducir con calidad material fonográfico de la primera mitad del siglo XX. Realmente la grabación monoaural estuvo muy extendida incluso en la década de los 60, conviviendo con el sonido estéreo. Los discos de los Beatles, Rolling Stones y otros grupos de la época fueron editados en monoaural en su origen. Otra cosa es que no se escucharan muchas veces decentemente porque la mayoría de los hogares sólo podían permitirse modestas maletas de tocadiscos, pero también existían equipos de calidad.

A lo largo de los años y mi actividad como técnico de electrónica he ido acumulando y recopilando diversos materiales que sirvieron para plasmar la idea: un tocadiscos alemán Braun PS500 (años 70) una cápsula magnética General Electric (años 50) y un amplificador de megafonía Philips (años 60) más unos altavoces también Philips (50-60) montados en una caja acústica de generosas dimensiones. Y aquí estoy, disfrutando un poco de jazz y de viejas figuras de la dirección orquestal: Ernest Ansermet, Karl Böhm, Ferenc Fricsay, Eugen Jochum, Herbert von Karajan, Arturo Toscanini,... etc... ¡¡In Glorious Monoaural Sound!!

martes, 7 de septiembre de 2010

La Música Extremada

Fray Luis de León
A Francisco de Salinas
Catedrático de Múisca de la Universidad de Salamanca

El aire se serena
y viste de hermosura y luz no usada,
Salinas, cuando suena
la música estremada,
por vuestra sabia mano gobernada.

A cuyo son divino
el alma, que en olvido está sumida,
torna a cobrar el tino
y memoria perdida
de su origen primera esclarecida.

Y como se conoce,
en suerte y pensamientos se mejora;
el oro desconoce,
que el vulgo vil adora,
la belleza caduca, engañadora.

Traspasa el aire todo
hasta llegar a la más alta esfera,
y oye allí otro modo
de no perecedera
música, que es la fuente y la primera.

Ve cómo el gran maestro,
aquesta inmensa cítara aplicado,
con movimiento diestro
produce el son sagrado,
con que este eterno templo es sustentado.

Y como está compuesta
de números concordes, luego envía
consonante respuesta;
y entrambas a porfía
se mezcla una dulcísima armonía.

Aquí la alma navega
por un mar de dulzura, y finalmente
en él ansí se anega
que ningún accidente
estraño y peregrino oye o siente.

¡Oh, desmayo dichoso!
¡Oh, muerte que das vida! ¡Oh, dulce olvido!
¡Durase en tu reposo,
sin ser restituido
jamás a aqueste bajo y vil sentido!

A este bien os llamo,
gloria del apolíneo sacro coro,
amigos a quien amo
sobre todo tesoro;
que todo lo visible es triste lloro.

¡Oh, suene de contino,
Salinas, vuestro son en mis oídos,
por quien al bien divino
despiertan los sentidos
quedando a lo demás amortecidos!

lunes, 6 de septiembre de 2010

La "Dictadura Digital" ya domina la fotografía.


Como ha venido ocurriendo con la música (imposición de formato, compresión mp3, loudness war...) , la dictadura digital avanza cargándoselo todo en diversos ámbitos.

Servidor sigue siendo amigo de utilizar sus cámara de fotos con carrete (tengo varias, una Nikon que fue mi primera reflex, una Pentax que me cedió un amigo precisamente por abandono del soporte, y una Lubitel para negativos de 6x6), seleccionar que fotos voy a realizar en vez de tirar de tarjeta de memoria y luego estar viendo cienes y cienes de fotos... disfrutar unas copias en 15x20, en fin, que algunos somos así de raritos.

Pero llevo ya meses que estoy con la mosca tras la oreja, porque la calidad de los revelados a ido cayendo en picado. En un caso en que fue un desastre y reclamé, me devolvieron el dinero de las copias y me tuve que ir con el negativo a otro sitio.. decían que la máquina de revelado estaba rota y tenían para rato...

Pero es que ya llevo varios establecimientos de revelado visitados y los defectos son parecidos... unos colores raros en el papel, como si el degradado de las distintas tonalidades no fuera exacto. Parece grano, pero no lo es, porque con un 200 ISO tampoco es para tanto. A todo esto, aunque uno no lo pida, te acompañan de un CD de digitalización del carrete, que es una auténtica cutrez... la digitalización viene con una pobre resolución y a poco que haces zoom empieza a aparecer un pixelado espantoso.

Se me encendió la alarma al comprobar que en esas digitalizaciones aparecian los mismos defectos de color que en papel, y dije "hostia, que lo que me están haciendo es digitalizar el carrete y sacar el papel de eso".

Justo estos días encontré a un amigo fotógrafo profesional y le consulté, me confirmó mis temores: ya no se hacen las copias mediante proceso químico a partir de negativo. Todo son copias digitales. Así que si hacen una chapuza de digitalización de negativo, eso es lo que vas a tener en papel. Pero es que yo no quiero copias digitalizadas, ¡¡¡quiero copias analógicas!!!

¡¡Hasta las gónadas oigan!! ¿alguien sabe donde me pueden sacar mis copias como dios manda?

En caso de desesperación terminaré comprando un escáner de negativos y al menos hacerlo decentemente, pero no es mi propósito tener fotos analógico-digitales.