martes, 12 de julio de 2011

Daniel Baremboim en el Palacio de Carlos V

En la 60 edición de Festival Internacional de Música y Danza de Granada que está por concluir la presencia del pianista y director Daniel Baremboim junto con la Staatskapelle Berlin cierra un ciclo de varios años en los que han estado ofreciendo las sinfonías de Anton Bruckner.

Ante la duda de una futura presencia de Baremboim en el Festival, se trataba de una ocasión ineludible de disfrutar de la misma, y en años anteriores siempre he tenido algún problema que me lo ha impedido. Es más, nunca antes había estado en un concierto en el Palacio de Carlos V y mi asistencia al Festival estaba más centrada en los llamados matinales y en el Fex. O bien los planes veraniegos se solapaban con los conciertos, o bien no estaba yo para gastar...

Parecía que este año iba a correr igual suerte, porque en el momento de ponerse las entradas a la venta no tuve forma de hacerme de ninguna, pero justo pocos días antes Vicente, un buen amigo melómano, me ofreció la posibilidad de hacerme de una a través de Fernando López Vargas-Machuca de quien recomiendo visitar su magnífico blog.

Al final Vicente cargó con el coste de la entrada que se ofrecía, que era de las caras, y yo me quedé con la de Vicente por unos modestos 15 euros, y con ambos asistí a este magnífico concierto. De los dos programados para este edición del Festival, asistí al que tenía como protagonistas las Sinfonía Nº3 de Bruckner y el Concierto para Piano Nº27 de Mozart, un excelente doblete para disfrutar de Baremboim como director y solista.

La velada musical de 10 de julio a las 22:30 horas dió comienzo con Mozart, en una noche calurosa y con una luna creciente avanzada sobre nosotros. El Concierto Nº27 era una buena forma de calentar motores y abrir nuestro oídos y Baremboim ofreció una lectura transparente, rica en detalles y muy equilibrada. Orquesta y Director/Solista totalmente compenetrados ofrecieron una de las grandes páginas de la obra de Mozart con una calurosa acogida del público por la que Baremboim nos regaló como bis un Impromptum de Schubert.

Tras el intermedio y el correspondiente refrigerio, nos aguardaba la Sinfonía Nº3 de Bruckner. En mi caso estoy familiarizado someramente con su obra, pero precisamente la Nº3 es la sinfonía que más le he escuchado, una magnífica catedral sonora, obras que requieren de excelentes interpretaciones y de una dirección que no deje nada al azar.

Nuestras expectativas se vieron colmadas, un ejercicio de profundo conocimiento de la obra, de explotación de todas las gamas dinámicas posibles de la orquesta, ningún detalle se perdió y la comunicación director-orquesta palpable en todo momento. El último movimiento fue un clímax en el que Baremboim jugó con el tempo y la orquesta como si estuviéramos en una montaña rusa. Inolvidable.

A modo de ilustración dejo este vídeo de una anterior visita de Baremboim, en aquella ocasión con la West-Eastern Divan Orchestra.



Y muchas gracias a Vicente y Fernando por compartirlo conmigo.

lunes, 13 de septiembre de 2010

In Glorious Monoaural Sound

In Glorious Stereophonic Sound. Can also be played on mono equipment at apinch. This stereo record cannot be on old tin boxes no matter what they are fitted with. If you are in possession of such equipment please hand it in at the nearest police station.
En 1973 la contraportada del primer álbum de Mike Oldfield, "Tubular Bells", llevaba impreso ese aviso que no deja de ser una broma. Eran los años de mayor expansión y gloria del sonido estereofónico. A dia de hoy, vivimos inmersos en la dichosa revolución digital: el sonido comprimido MP3 hasta en la sopa, el Dolby Digital y los Home-Cinema nos rodean de canales de sonido: pero la gente no sabe muy bien si escucha en multicanal, estéreo o en monoaural, porque la verdad es que la mayoría de los aparatos de uso doméstico suenan mucho peor que en los años 70-80.

La frase me sirvió de excusa para abrir un apartado con el título In Glorious Monoaural Sound en El Gramóforo, un sitio donde comparto mis aficiones. Y aprovecho para dejar constancia aquí.

Llevaba tiempo con la idea de poner en marcha un equipo de sonido totalmente monoaural, que permitiera reproducir con calidad material fonográfico de la primera mitad del siglo XX. Realmente la grabación monoaural estuvo muy extendida incluso en la década de los 60, conviviendo con el sonido estéreo. Los discos de los Beatles, Rolling Stones y otros grupos de la época fueron editados en monoaural en su origen. Otra cosa es que no se escucharan muchas veces decentemente porque la mayoría de los hogares sólo podían permitirse modestas maletas de tocadiscos, pero también existían equipos de calidad.

A lo largo de los años y mi actividad como técnico de electrónica he ido acumulando y recopilando diversos materiales que sirvieron para plasmar la idea: un tocadiscos alemán Braun PS500 (años 70) una cápsula magnética General Electric (años 50) y un amplificador de megafonía Philips (años 60) más unos altavoces también Philips (50-60) montados en una caja acústica de generosas dimensiones. Y aquí estoy, disfrutando un poco de jazz y de viejas figuras de la dirección orquestal: Ernest Ansermet, Karl Böhm, Ferenc Fricsay, Eugen Jochum, Herbert von Karajan, Arturo Toscanini,... etc... ¡¡In Glorious Monoaural Sound!!

martes, 7 de septiembre de 2010

La Música Extremada

Fray Luis de León
A Francisco de Salinas
Catedrático de Múisca de la Universidad de Salamanca

El aire se serena
y viste de hermosura y luz no usada,
Salinas, cuando suena
la música estremada,
por vuestra sabia mano gobernada.

A cuyo son divino
el alma, que en olvido está sumida,
torna a cobrar el tino
y memoria perdida
de su origen primera esclarecida.

Y como se conoce,
en suerte y pensamientos se mejora;
el oro desconoce,
que el vulgo vil adora,
la belleza caduca, engañadora.

Traspasa el aire todo
hasta llegar a la más alta esfera,
y oye allí otro modo
de no perecedera
música, que es la fuente y la primera.

Ve cómo el gran maestro,
aquesta inmensa cítara aplicado,
con movimiento diestro
produce el son sagrado,
con que este eterno templo es sustentado.

Y como está compuesta
de números concordes, luego envía
consonante respuesta;
y entrambas a porfía
se mezcla una dulcísima armonía.

Aquí la alma navega
por un mar de dulzura, y finalmente
en él ansí se anega
que ningún accidente
estraño y peregrino oye o siente.

¡Oh, desmayo dichoso!
¡Oh, muerte que das vida! ¡Oh, dulce olvido!
¡Durase en tu reposo,
sin ser restituido
jamás a aqueste bajo y vil sentido!

A este bien os llamo,
gloria del apolíneo sacro coro,
amigos a quien amo
sobre todo tesoro;
que todo lo visible es triste lloro.

¡Oh, suene de contino,
Salinas, vuestro son en mis oídos,
por quien al bien divino
despiertan los sentidos
quedando a lo demás amortecidos!

lunes, 6 de septiembre de 2010

La "Dictadura Digital" ya domina la fotografía.


Como ha venido ocurriendo con la música (imposición de formato, compresión mp3, loudness war...) , la dictadura digital avanza cargándoselo todo en diversos ámbitos.

Servidor sigue siendo amigo de utilizar sus cámara de fotos con carrete (tengo varias, una Nikon que fue mi primera reflex, una Pentax que me cedió un amigo precisamente por abandono del soporte, y una Lubitel para negativos de 6x6), seleccionar que fotos voy a realizar en vez de tirar de tarjeta de memoria y luego estar viendo cienes y cienes de fotos... disfrutar unas copias en 15x20, en fin, que algunos somos así de raritos.

Pero llevo ya meses que estoy con la mosca tras la oreja, porque la calidad de los revelados a ido cayendo en picado. En un caso en que fue un desastre y reclamé, me devolvieron el dinero de las copias y me tuve que ir con el negativo a otro sitio.. decían que la máquina de revelado estaba rota y tenían para rato...

Pero es que ya llevo varios establecimientos de revelado visitados y los defectos son parecidos... unos colores raros en el papel, como si el degradado de las distintas tonalidades no fuera exacto. Parece grano, pero no lo es, porque con un 200 ISO tampoco es para tanto. A todo esto, aunque uno no lo pida, te acompañan de un CD de digitalización del carrete, que es una auténtica cutrez... la digitalización viene con una pobre resolución y a poco que haces zoom empieza a aparecer un pixelado espantoso.

Se me encendió la alarma al comprobar que en esas digitalizaciones aparecian los mismos defectos de color que en papel, y dije "hostia, que lo que me están haciendo es digitalizar el carrete y sacar el papel de eso".

Justo estos días encontré a un amigo fotógrafo profesional y le consulté, me confirmó mis temores: ya no se hacen las copias mediante proceso químico a partir de negativo. Todo son copias digitales. Así que si hacen una chapuza de digitalización de negativo, eso es lo que vas a tener en papel. Pero es que yo no quiero copias digitalizadas, ¡¡¡quiero copias analógicas!!!

¡¡Hasta las gónadas oigan!! ¿alguien sabe donde me pueden sacar mis copias como dios manda?

En caso de desesperación terminaré comprando un escáner de negativos y al menos hacerlo decentemente, pero no es mi propósito tener fotos analógico-digitales.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Dejadez


Además de un buen título para definir como tengo el blog, que hace un año que no pongo nada por aquí, dejadez es algo a lo que nos tienen muy acostumbrados nuestras administraciones en lo relativo al cuidado del patrimonio.

De noviembre de 2009 son estas fotografías del edificio existente junto a la antigua estación del Tranvía de Sierra Nevada en el paraje denominado El Charcón. Exactamente eso: Dejadez.

No tengo constancia fehaciente de cuando se construyó este edificio, según la bibliografía que he podido consultar, el tranvía llegó en 1928 hasta el río Maitena, y desde ese punto los carruajes llevaban por camino a los viajeros hasta el Hotel Sierra Nevada (conocido por los granadinos como Hotel del Duque, en referencia al Duque de San Pedro de Galatino, promotor del mismo y del tranvía). En 1931, y tras numerosas dificultades económicas, la línea ferroviaria pasa cautelarmente a manos del estado, situación que será definitiva en 1934. Ya en 1936, el Hotel Sierra Nevada es cedido al Arzobispado de Granada para su uso como seminario de verano. Muy posiblemente sea en los años 40 cuando se edificase, en algún momento entre 1944 y 1947, cuando se ejecutan las obras de ampliación del tranvía entre la estación de Maitena y el Barranco de San Juan, con estación intermedia en el Charcón.

Esta ampliación era realmente la primera fase de un proyecto más amplio -nunca finalizado- que pretendía llevar el tranvía hasta las mismas Minas de la Estrella, contemplándose en el mismo la construcción de tres estaciones junto con sus correspondientes albergues para turistas, así como un teleférico que partiría desde el Barranco de San Juan hasta los Peñones de San Francisco.

El edificio en cuestión bien podría ser uno de los albergues proyectados, si bien su contemplación induce a confusión de pensar que fuera de la misma época que el Hotel Sierra Nevada, por su similar arquitectura. No obstante tengo muchas preguntas sin respuesta ¿llegó a utilizarse para tal fin? ¿durante cuanto tiempo? ¿dependía directamente de los ferrocarriles de vía estrecha?. La actividad montañera estuvo asociada a esta línea ferroviaria durante casi 50 años.

Como en este mismo blog comenté, el tranvía dejó de funcionar en 1973. En los años 90, cuando el estado de ruina amenazaba con la total pérdida del edificio que comentamos, la Junta de Andalucía acometió la reconstrucción del mismo (quedaban gran parte de los muros), y según en aquellas fechas yo escuché, se pensaba poner operativo allí un centro de visitantes.

Pero ya vemos que no, que de nuevo, la dejadez. Dinero invertido ¿para qué?... ¿tiene la Junta pensado hacer algo? ¿a alguien le suena esto?

miércoles, 21 de enero de 2009

Fotos en Flickr

Desde que activé este blog he estado sopesando la manera más práctica de poner las fotografías, y finalmente he decidido que a partir de ahora, en el blog solamente pondré alguna foto ilustrativa del comentario, pero no un "lote" completo como en algunas ocasiones.

De modo que he un perfil para Alcazaba68 en Flickr donde poco a poco iré subiendo fotografías, sin necesidad de por ello hacer un post o comentarios.

!!Feliz 2009¡¡

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Six Feet Under

Para salirme un poco de mi habitual tónica musical-campestre, voy a escribir sobre mi una de mis series de televisión favoritas, no es lo habitual en mí, y no es que trate de ir de snob diciendo que no veo la tele, sino que hay otras pasiones que me absorben más y al final siempre me falta tiempo, y termino por perderme algunas cosas que merecen la pena.

“A dos metros bajo tierra”, título con el que fue emitida en España, es una serie muy singular, más para tratarse de una producción estadounidense, a mi me pillo la emisión en la segunda temporada algo desprevenido y en principio pensaba estar ante una serie británica.

Todo gira alrededor de la vida de una familia que regenta un negocio funerario, los detalles de la trama los podeis consultar en la Wikipendia. Así que no me extenderé sobre eso.

La serie incide especialmente en el modo en que las personas estamos sujetas a los caprichosos vaivenes del destino, y siempre, la muerte como telón de fondo. No por esto estamos ante una narración oscura y morbosa, pero sí bastante inquietante y que es capaz de remover nuestros sentimientos. El cabeza de familia, que fallece en el primer capítulo, aparece de forma constante a lo largo de la serie y se comunica con los suyos, claro está en la imaginación, no desde una proyección sobrenatural. Y acaso digo ¿no hemos hablado alguna vez en nuestro interior con nuestros difuntos, buscando algo de apoyo y orientación ante el caos?

No existe intención moralizante alguna en la serie, y los acontecimientos en muchas situaciones nos inclinarían a la emisión de juicios, pero existe un tratamiento muy equilibrado de los personajes, donde es fácil sentirnos identificados con algunas de sus situaciones y dilemas, y al final, incluso lo que parecen abyectos en alguna ocasión merecen nuestra comprensión.

Todo ello con una factura impecable, de lo mejorcito que yo he visto para televisión, actores muy solventes, diálogos creibles, una fotografía cuidada y música muy interesante.

Como no puedo evitar nunca hablar de música, os dejo el final del último episodio, con música de Sia, y por si acaso tened el pañuelo a mano, pero sin embargo.... Hay esperanza.